1. EL PROYECTO

El objetivo del Santuario es proveer:

-       Una laguna natural para delfines provenientes de acuarios alrededor de Europa donde se puedan retirar de los espectáculos de delfines o proyectos de investigación, para que puedan vivir su vida en un entorno natural. Para ofrecer la máxima estimulación, enriquecimiento y aumentar los estándares de cuidados a los animales, se promoverán sus comportamientos naturales.

-       Un centro de rehabilitación innovador y natural para especies marinas (delfines, tortugas, focas) varadas, que ayude a reducir el estrés en los animales y se incrementen sus probabilidades de recuperación y liberación.

-      Una referencia a nivel mundial para el desarrollo de protocolos que sirvan como modelo para futuros santuarios de delfines.

El trabajo preliminar para la selección del sitio y desarrollo del plan se inició en 2010. Cinco posibles sitios para el Santuario se identificaron en 5 islas en el este del Mar Egeo. Después de un exhaustivo análisis de las características de cada sitio, así como extensas discusiones con las autoridades y comunidades locales, la Bahía Vroulia en la isla de Lipsi fue seleccionada para ser la primera ubicación para desarrollar el Santuario. Seguido de la identificación de la ubicación, fue necesario pasar más de dos años para la adecuada preparación de las comunidades locales, así como para la comunicación y cooperación con las autoridades locales y regionales. La misma preparación se ha llevado a cabo en otras dos bahías, localizadas en dos islas cercanas, las cuales en el futuro podrían servir también como santuarios si más ubicaciones fueran necesarias para hospedar a más delfines anteriormente cautivos.

El arrendamiento del edificio y terreno circundante, así como la preparación del área que será transformada en un Santuario apto comenzaron a principios del 2015. Desde entonces el trabajo de construcción ha comenzado y una creciente red internacional de expertos y científicos se ha formado, contribuyendo al desarrollo de protocolos así como en muchos otros aspectos del proyecto.

El AMLS ha recibido una abrumadora cantidad de apoyo por parte de comunidades locales alrededor de Lipsi y otras islas cercanas, además de estar trabajando en una cooperación estrecha con la Municipalidad de Lipsi y las autoridades regionales y nacionales relevantes. Estas últimas apoyan los procesos de obtención de licencias y permisos para la construcción y operación del Santuario.

El Alcalde de Lipsi, el Sr. Fotis Maggos declaró en relación al proyecto: “Nos sentimos honrados por desarrollar este importante proyecto para la conservación en nuestra isla de Lipsi. La comunidad aquí se ha involucrado en este concepto con los brazos abiertos y esperamos seguir apoyando este proyecto en el futuro.” Además, la comunidad local se beneficiará en gran manera ya que, debido al Santuario, personas como científicos, investigadores y estudiantes, visitarán la isla contribuyendo así a la economía local.

A nivel nacional, hay una cantidad considerable de apoyo y conforme el proyecto progresa, la lista de partidarios también crece.

Para que la Fase 1 esté completa se requiere un mínimo absoluto de $600,000.

La Fase 1 incluye obtener licencias y permisos para la operación del Santuario, centro de rehabilitación y unidad veterinaria, el costo de construcción, equipamiento e instalación de la base operacional y clínica veterinaria del Santuario.

Adicionalmente, hay más gastos asociados al desarrollo de protocolos de alta calidad relacionados con la operación del AMLS. Debido a que el financiamiento es cada vez más accesible y la creación del primer santuario es inmediata, en esta etapa tan temprana de desarrollo, el Instituto Archipelagos y sus asociados han decidido autofinanciar los costos de desarrollo y ensayos de los protocolos. Esto permitirá la máxima eficiencia en el proceso para que no se pierda tiempo valioso.

El AMLS se esforzará por funcionar de manera sostenible para reducir el costo operacional del establecimiento. Una vez que el Santuario esté completo, el financiamiento provendrá de las siguientes fuentes:

-      La entidad que libere a los delfines en el Santuario: deberá asegurar que tienen fondos suficientes para proveer los cuidados necesarios para el resto de la vida de los animales.

-     Donaciones: el Instituto de Conservación Marina Archipelagos facilitará las actuales fuentes de financiamiento y la comunicación con previos donantes para que continúen siendo una fuente de financiamiento. El AMLS ha recibido gran interés por parte de diferentes fundaciones tanto en Grecia como en el extranjero, pero también por parte de grandes compañías propiedad de griegos viviendo en el extranjero. Además, el Instituto de Conservación Marina Archipelagos está trabajando con ONGs internacionales para recaudar fondos que sustenten el proyecto de forma permanente.

-     Programas educacionales: el Santuario será un centro de formación para veterinarios y autoridades nacionales, así como un centro de investigación para científicos marinos. Los costos de matrícula para estos proyectos de formación cubrirán en parte los costos operacionales del Santuario. El Instituto Archipelagos tiene 17 años de experiencia ofreciendo cursos de entrenamiento a estudiantes y científicos. En 2016, cuando hubo las primeras oportunidades de recolección de datos Santuario, acudieron alrededor de 700 estudiantes de 22 países. 

En la fase inicial del proyecto no hay planes para que las instalaciones estén abiertas al público. Sin embargo, habrá cámaras subacuáticas e hidrófonos localizados alrededor de la bahía, los cuales permitirán ver a los animales en línea o en vídeos publicados para la disposición del público.

En una etapa posterior, cuando lleguen los delfines y comience el proceso de rehabilitación, un centro educacional se abrirá al público en el cual se permitirán las visitas y se seguirá un itinerario educacional. Será posible ver videos en vivo de los delfines en pantallas así como en ventanas expuestas a la bahía sin perturbar a los animales.

A visit to the Aegean Marine Life Sanctuary will be on an invitation-only basis focused on rescue and rehabilitation. The research base will accommodate researchers, students, veterinarians and technicians, and in certain circumstances, small parties of donors. All visitors will follow strict protocols and codes of conduct in order to minimise disturbance to the animals.

2. UBICACIÓN

La Bahía de Vroulia en Lipsi se considera un sitio ideal para el AMLS debido a los siguientes factores:

-       Mínima presencia y actividad humana en la bahía y áreas circundantes.

-       La construcción de nuevos edificios está prohibida en esta sección de la isla gracias a que es un terreno público.

-       La bahía está resguardada de la agitación del mar y su temperatura es ideal para alojar delfines. Durante el trabajo de preparación para seleccionar el sitio, la altura del oleaje, así como algunos otros parámetros del mar (temperatura, pH, salinidad, etc.) fueron documentados. Es importante mencionar que los días en que hubo vientos fuertes provenientes del norte, las olas más altas documentadas en la mitad de la bahía fueron de 30cm, a diferencia de las olas vistas en el interior de la bahía, las cuales no excedían los 10cm. Esta bahía está resguardada de forma ideal para cumplir el propósito del Santuario.

-       Gran biodiversidad de especies marinas, con 64 especies nativas documentadas hasta ahora en el área marina más amplia, en el este del Mar Egeo, numerosas especies marinas en peligro de extinción y protegidas han sido registradas.

-       El sitio está lo suficientemente alejado para minimizar la alteración provocada por los humanos, pero no demasiado como para dificultar su accesibilidad. Cerca de Lipsi se encuentran dos aeropuertos internacionales, uno en Samos y el otro en Kos, así como también un pequeño aeropuerto en la isla de Leros y cuatro helipuertos. Durante más de la mitad del año hay viajes regulares a las islas más grandes en barcos modernos, mientras que el resto del año hay viajes regulares a islas cercanas en ferry o en barcos más pequeños para pasajeros. A lo largo del año hay también viajes directos en ferry hacia Piraeus (Atenas), el puerto principal en Grecia

-      El abrumador apoyo por parte de la comunidad local y las autoridades proveen las condiciones ideales para que el proyecto avance sin obstáculos.

 

El siguiente mapa muestra especificaciones del área del Santuario. El volumen de agua en la Sección 1 corresponde a 61 piscinas olímpicas, el de la Sección 2 corresponde a 165 piscinas olímpicas y el de la Sección 3 corresponde a 325 piscinas olímpicas.

Sí. Lipsi ha sido declarada Área de Protección Especial (SPA por sus siglas en inglés) a través del código GR4210016, y como Sitio de Importancia a la Comunidad (SCI por sus siglas en inglés) a través del código GR4210010 dentro de la red Natura 2000. Las áreas mencionadas anteriormente no son consideradas reservas nacionales y sólo incluyen zonas terrestres, no marítimas. En Grecia hay 162 sitios propuestos para su protección pero sólo 24 de estos sitios están establecidos legalmente como áreas protegidas y la isla de Lipsi no está incluida entre ellos.

La capacidad real del Santuario no ha sido definida aún y sigue siendo tema de discusión entre los expertos y científicos involucrados en el desarrollo del Santuario, aunque se ha estimado que tiene capacidad suficiente para 10 delfines. Durante la primera fase el Santuario alojará un número limitado de delfines; sin embargo este número todavía tiene que ser decidido y dependerá de la estrategia exacta que se siga. El Santuario se asegurará de que los delfines vivan en las mejores condiciones posibles, esto incluye proporcionarles el cuidado apropiado para mejorar su bienestar físico y mental. Tras una recuperación exitosa, el Santuario incrementará su capacidad de alojamiento extendiéndose a las bahías circundantes.

Sí. El plan inicial para el AMLS incluye uno de los cuatro “brazos” de entrada, pero gracias al acuerdo actual para el uso de tierra y agua en las bahías, está permitido expandir las operaciones del Santuario a los demás “brazos” de entrada. Aún queda por decidir si estas entradas serán utilizadas para la expansión general del Santuario o como un perímetro separado para animales heridos o de diferente sexo. El uso de este sistema está permitido y permanece flexible por lo que la decisión se tomará de acuerdo a las necesidades futuras.

La bahía está localizada dentro de un sistema de entradas en una parte remota y poco poblada de la isla. Durante la temporada turística hay presencia de botes, sin embargo debido a la construcción de barreras, la instalación de boyas y letreros que informen a los turistas de la importancia y naturaleza privada del área, el tráfico de barcos no deberá ser un problema. Se espera también que una vez que el Santuario comience a operar, la bahía sea inaccesible a los barcos.

Se utilizarán cercas de aleación de cobre para crear un límite seguro en la boca de la bahía. Una vez instaladas, se espera que duren alrededor de veinte años. Durante este tiempo, serán monitoreadas constantemente para detectar daños; adicionalmente, habrá un muelle flotante que actuará como barrera entre delfines externos y los del Santuario.

La zona donde se localizará el Santuario pertenece a la red Natura 2000, la cual prohíbe el potencial desarrollo del área. La única actividad adicional que está permitida es la cría de animales. El Instituto de Conservación Marina Archipelagos ha establecido una relación positiva y de cooperación con los granjeros en terrenos vecinos. El número de animales en el área circundante es pequeño y los granjeros locales han accedido a ubicar a sus animales lejos de la bahía. En la entrada del Santuario hay una cerca y a 800m de la bahía una señal que prohíbe la entrada. La entrada sin permiso en este lugar es ilegal y los intrusos pueden ser demandados en base a una ley contra el robo de ganado. En cuanto al acceso al sitio desde el mar, una vez que se emita la primera licencia habrá una regulación local de las autoridades portuarias encargadas de definir los accesos a las áreas marítimas. Adicionalmente, entre los asistentes invitados habrá investigadores académicos cuyo objetivo es contribuir y expandir el conocimiento adquirido gracias al Santuario, oficiales del gobierno y un grupo limitado de pequeños grupos de estudiantes. Las escuelas provenientes de pequeñas islas cercanas tendrán prioridad para así corresponder el apoyo que le han dado al Santuario.

 

El Santuario y sus instalaciones estarán totalmente equipados con las utilidades necesarias para asegurar que los delfines rescatados de la cautividad reciban los cuidados adecuados. Funcionará en su totalidad con fuentes de energía renovables. Habrá instaladas una pequeña unidad de energía renovable híbrida (6 placas fotovoltaicas y un generador de viento) y un generador eléctrico, junto con otra pequeña unidad para producir biodiesel reciclando los aceites usados para cocinar. La comunicación será posible a través de sistemas de teléfono e internet por satélite (debido a que no hay señal de telefonía móvil en esa zona), también alimentados con energía renovable. El suministro de agua se hará mayoritariamente recolectando el agua de lluvia y desalinizando el agua de mar, minimizando en la medida de lo posible los suministros externos.

3. MEDIO AMBIENTE

Una consultoría con años de experiencia en estudios de impacto ambiental (EIA) en áreas protegidas de gran relevancia ecológica ha sido contratada para llevar a cabo el EIA para este proyecto. También se encargará de realizar las evaluaciones necesarias para preparar los documentos que permitirán obtener la licencia de operaciones del Santuario.

La corriente marina permite que el agua entre y salga de la bahía y las barreras de seguridad que mantendrán a los delfines dentro contarán con las características necesarias para asegurar que el flujo de agua sea óptimo. Como suplemento de la corriente existente, se instalará dentro de la bahía una bomba alimentada con energía solar. Esto ayudará a llevar los residuos fuera de la bahía hacia los bordes de la isla, donde corrientes más fuertes los dispersarán y de esta forma prevenir que se acumulen. La bomba ha sido diseñada para producir niveles mínimos de ruido. Además, el Instituto Archipelagos trabajará para incrementar la biomasa de las especies marinas nativas detritívoras (ej. holoturias) con el fin de acelerar la degradación de la materia orgánica.

El ecosistema marino de la bahía es muy diverso en sí mismo, contando con praderas marinas que sirven de refugio para numerosos organismos marinos. Hasta la fecha, se ha registrado en la bahía la presencia de más de 30 especies de peces, 30 especies de invertebrados y una especie de tortuga marina. Una vez lleguen los delfines, para mantener un ecosistema sano, el Santuario pondrá en marcha un plan para enriquecer selectivamente la bahía con peces e invertebrados endémicos y con detritívoros ya existentes en la bahía para gestionar los desechos orgánicos producidos. Asimismo, se realizarán controles constantes de la calidad del agua. Todavía queda por evaluar si se requiere otro sistema de sustracción de materia orgánica además del flujo natural ya existente debido a las corrientes naturales dentro del Santuario.

Además, la bahía donde se localiza el Santuario es el hábitat natural del Delfín Nariz de Botella (Tursiops truncatus), por lo que los animales pueden encontrar condiciones naturales en términos de estímulos esenciales para su salud psicológica y ecolocalización.

4. GESTIÓN Y CUIDADO DEL ANIMAL

El equipo del AMLS se asegurará de que los delfines reciban todos los nutrientes necesarios y ayudará a cada delfín según sus necesidades específicas. Tanto la dieta como las condiciones nutricionales de los animales se revisarán de forma regular por veterinarios y nutricionistas especializados. La situación ideal esperada sería que los delfines aprendieran a pescar peces vivos, que les serán introducidos con el tiempo. Estos peces vivos procederán de una piscifactoría sostenible. Para conseguirlo, se aplicará desde el principio un protocolo de rehabilitación: primero se alimentará a los delfines con la mano desde la superficie puesto que esta es su costumbre en cautividad, más adelante se les animará a comer bajo el agua eliminando gradualmente toda interacción desde la superficie. Primero con peces aturdidos y después únicamente con peces vivos. Los delfines tendrán en todo momento la oportunidad de buscar y cazar peces por ellos mismos.

Este proceso es gradual, y puede durar años para algunos delfines, así como puede que otros delfines nunca lo consigan. Se observará el comportamiento de los delfines bajo el agua con cámaras e hidrófonos, y controles regulares de su peso ayudarán al seguimiento de su estado de salud, principal prioridad del Santuario.

 

No habrá contacto directo entre los animales residentes y los salvajes. El Santuario contará con dos barreras de seguridad, creando una zona controlada para impedir cualquier interacción. Concretamente, una distancia mínima de 10 metros separará las dos barreras, para evitar cualquier transmisión por las salpicaduras de la respiración. Se descontaminará y esterilizará todo el equipo y utensilios personales para evitar transmisión de enfermedades entre los animales residentes y los atendidos tras haber sido encontrados varados.

Cada delfín será sometido a una revisión epidemiológica antes de su llegada y pasará en cuarentena el tiempo necesario antes de introducirlo en el área del Santuario.

 

Casos pasados demuestran que es posible liberar a delfines en cautividad provenientes de un entorno salvaje, cuando estos han estado cautivos cuatro años o menos. Cualquier lapso de tiempo superior a esto o en el caso de delfines nacidos en cautividad podría hacer que la vuelta a la vida salvaje resulte imposible. Se hará un seguimiento exhaustivo de las habilidades y situación social de cada delfín para poder así decidir qué es lo mejor para su seguridad y bienestar. El Santuario tiene como objetivo proporcionar un cuidado de por vida para aquellos delfines que sean considerados incapaces de sobrevivir en libertad.  

El Santuario operará bajo una política estricta de no permitir la cría de delfines. Dependiendo de la estructura social de cada grupo de delfines que llegue al Santuario, el control de la reproducción se conseguirá separando a los delfines por sexos, o usando métodos contraceptivos para las hembras.

La investigación no es el objetivo principal del Santuario. Sin embargo, ciertos datos e información que no precisen de contacto directo con los animales podrán ser recogidos y estudiados, como los cambios de comportamiento y capacidad de adaptación de los animales a su nuevo entorno. Para ello se utilizarán los registros veterinarios, cámaras, hidrófonos y observaciones directas.

Se harán esfuerzos para minimizar el contacto con los humanos, reduciéndolo únicamente a las revisiones de salud imprescindibles. No obstante, dependiendo de las necesidades de cada individuo, como los que necesiten ser alimentados con la mano o precisen de cuidados crónicos, se requerirá más interacción entre delfines y empleados. Los delfines seguirán un proceso gradual de desensibilización al contacto con humanos.

Dependiendo del lugar de origen de los delfines, serán trasladados al Santuario en avión, barco o por carretera. Ningún animal será transportado si los veterinarios especializados consideran que no es seguro para el animal. Una camilla especialmente diseñada para delfines con una colchoneta para amortiguar su peso estará suspendida sobre un transportador que contendrá agua. Para asegurar la termoregulación del delfín, se le rociará con agua cuando se requiera. Habrá veterinarios y cuidadores atendiendo a los delfines y asegurando que reciben los cuidados necesarios durante el transporte. Los animales serán sometidos a simulaciones del transporte previas al traslado propiamente dicho, para minimizar el estrés que les pueda producir.

El Santuario contará con una clínica veterinaria con todas las instalaciones y equipos necesarios para el seguimiento de la salud, primeros auxilios y cuidados de los delfines y otras especies, incluyendo ecografías, análisis hematológicos y una piscina de cuarentena.

Habrá un grupo de empleados a tiempo completo residiendo en las instalaciones, de los cuales algunos serán veterinarios especializados en mamíferos marinos. A cada animal se le proporcionarán cuidados médicos previo, durante y después de la rehabilitación y se revisará su estado de salud continuamente.

Los empleados evaluarán de forma continua la condición física y comportamiento de los animales, ajustando, cuando sea necesario, las medidas para promover su salud y bienestar y registrar cualquier cambio inesperado o situación preocupante. Las condiciones ambientales se mantendrán lo más estables posible para así poder proteger la salud y el bienestar de los animales, reduciendo el riesgo de estrés o lesiones. Todo el trabajo se realizará de acuerdo con la legislación internacional ambiental, de salud y seguridad, y siguiendo los códigos de conducta para especies protegidas.

Si hubiera una situación en la que la integridad de la seguridad de los delfines se viera comprometida, como podría ser el vertido de alguna sustancia peligrosa, se sacaría inmediatamente a los delfines de la bahía y se les ubicaría en las piscinas de cuarentena.

En el caso de terremoto o cualquier otro evento en el que la infraestructura cercana al mar se viera afectada, se seguirá un protocolo de emergencia que podría incluir el traslado de los animales a otro lugar.

No. Aunque la presencia de orcas (Orcinus orca) es frecuente en el Estrecho de Gibraltar, está considerada como especie ocasional en el mar Mediterráneo. Las características naturales del Santuario en la bahía de Lipsi (profundidad, temperatura, presencia de presas, etc.) hacen que este hábitat sea inadecuado para las orcas.

Para evitar la transmisión de enfermedades, otras especies como la foca monje (Monachus monachus) y tortugas marinas no se permitirán en el mismo espacio que los delfines provenientes de delfinarios. Sin embargo, el AMLS operará como centro de rehabilitación para mamíferos marinos, tortugas marinas y aves, y les proporcionará asistencia en habitáculos diferentes, tomando las medidas necesarias para asegurar un entorno saludable para todos y cada uno de los animales.

Habrá un equipo de rescate operativo las 24 horas del día, para responder y rescatar a animales varados. El Instituto de Conservación Marina Archipelagos cuenta con la ayuda de numerosos expertos en rescate de animales varados. Todas las especies marinas que necesiten primeros auxilios o rehabilitación serán sometidas a un examen médico, y recibirán el tratamiento veterinario requerido. Si un cuidado permanente fuera necesario, el individuo permanecería en el Santuario en otra bahía asignada para ello, separada del resto de los defines.

Hoy por hoy no existe ninguna instalación en el este del Mediterráneo que proporcione tratamiento médico a animales marinos heridos, a parte de alguna instalación tierra adentro. Dado que el área acoge a muchas poblaciones de animales marinos de especies diferentes, los varamientos son inevitables y por tanto es de gran importancia tener las instalaciones veterinarias adecuadas para atender y rehabilitar a focas, tortugas y delfines en la medida de lo posible. Como el Santuario estará localizado en una bahía natural, reducirá el estrés asociado a los tratamientos y al proceso de recuperación, aumentando así la probabilidad de una puesta en libertad llevada a cabo con éxito.

5. CÓMO AYUDAR

Nos encontramos en una etapa crítica al final de proyecto en la cual los delfines esperan con urgencia una instalación como el Santuario. Tu apoyo es necesario para poder completar la infraestructura necesaria, así como para tener la seguridad de que habrá fondos suficientes para que el proyecto funcione de manera sustentable en las décadas por venir. Las donaciones se necesitan urgentemente para financiar elementos como un perímetro de seguridad en la entrada de la bahía del Santuario, licencias gubernamentales y los costos de capital asociados a un proyecto tan esperado. El fondo necesitado para la puesta en marcha es de $600,000 y el presupuesto para las operaciones anuales es de $300,000.

TOP